Cómo reconocer el tipo de tierra de un suelo

Cómo reconocer el tipo de tierra de un suelo
¿De qué te hablamos en esta ficha?
Ficha escrita por:
Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

64 fichas consejo
¿Cuál es la composición de un suelo y cuáles sus propiedades físicas que se desprenden del resultado? ¿Cómo saber si un suelo es ácido o alcalino? Sigue esta guía para descubrir cómo es la tierra en la que cultivas gracias a unas sencillas pruebas u observando las plantas bioindicadoras que crecen en ella.

Características importantes

  • Composición del suelo
  • Tipos de suelo
  • Propiedades
  • Plantas bioindicadoras

Porqué es necesario saber cómo es tu suelo


Saber cómo es el suelo

Saber si cultivamos un suelo arcilloso, arenoso, rico en humus, ácido o neutro, es importante por las siguientes razones:

  • Para adaptar las labores culturales en función del tipo de suelo;
  • para aportar fertilizantes y enmiendas necesarios de manera razonable;
  • para elegir las plantas mejor adaptadas a la naturaleza del suelo.

Los elementos que constituyen el suelo

Un suelo se compone de distintas partículas minerales clasificables por su granulometría, es decir, en función de su tamaño. Esto determina la textura del suelo. Lo vemos en esta tabla indicativa.

Clasificación

Denominación de las partículas minerales

Tamaño

Rechazo

Guijarros

20 a 50 mm

Grava

2 a 20 mm

Tierra fina

Arena gruesa

0,2 a 2 mm

Arena fina

0,02 a 0,2 mm

Limo

0,002 a 0,02 mm

Arcilla

menos de 0,002 mm

Es importante destacar dos componentes importantes que no interfieren en la textura del suelo: la caliza y el humus.

Propiedades físicas del suelo

Suelo arcilloso


Suelo arcilloso

Un suelo se considera arcilloso (de manera generalizada) cuando la cantidad de arcilla que contiene supera el 25 %. Un suelo así posee las siguiente características:

  • Es impermeable y con poca aireación;
  • es difícil de trabajar;
  • está muy húmedo en primavera;
  • se calienta lentamente en primavera;
  • muy buena capacidad de retención del agua;
  • rico en minerales por la capacidad de almacenamiento de la arcilla.

Suelo arenoso


Suelo arenoso

La arena supone más del 50 % de su contenido. Las principales propiedades de un suelo arenoso son exactamente opuestas a las de uno arcilloso:

  • Es muy permeable;
  • fácil de trabajar;
  • se calienta rápidamente en primavera.

Suelo limoso


Suelo limoso

Al contener más de un 35 % de limo, es un tipo de suelo muy rico pero con malas propiedades físicas:

  • Asfixiante por su poca permeabilidad;
  • estructura inestable debido a las poca cohesión entre partículas;
  • gran capacidad de retención del agua que el sol seca rápidamente a causa de la rápida evaporación de la superficie.

Suelo calcáreo


Suelo calcáreo

Se considera que un suelo es calcáreo si contiene un porcentaje superior al 30 % de caliza. Pueden reconocerse por su color, que a menudo es muy claro. Veamos sus características principales:

  • Aireados y permeables, se calientan rápidamente en primavera, permitiendo adelantar determinados cultivos;
  • existe el riesgo de que los elementos nutritivos se hundan en las profundidades del suelo debido a su permeabilidad;
  • son fáciles de trabajar;
  • su capacidad de retención de humedad es baja y puede faltar agua en los cultivos durante los períodos más secos;
  • el exceso de caliza puede dificultar la absorción de determinados minerales que la planta necesita.

Suelo rico en humus


Suelo rico en hummus

Los suelos ricos en humus o materia orgánica contienen más de un 10 % de humus, aunque son poco habituales. Estas son sus particularidades:

  • El humus retiene muy bien el agua (hasta 15 o 20 veces su peso) y la restituye lentamente;
  • se trata de suelos ligeros, fáciles de trabajar cuando están secos y mucho menos si están húmedos;
  • al contrario que los suelos calcáreos, los suelos ricos en humus son de color oscuro y en ocasiones pueden ser ácidos.

Algunas pruebas para evaluar la composición de un suelo

Se puede realizar un análisis muy preciso en un laboratorio tomando muestras del suelo de nuestra parcela, aunque resulta algo caro. Por ello, cualquier jardinero aficionado puede hacerse una idea de la textura de su tierra realizando unas pruebas muy simples.

Prueba de tacto


Prueba de tacto

Toma un puñado de tierra seca en tus manos:

  • Si la percibes granulosa y raspa tus dedos y si la oyes crujir al acercarla a tus oídos, tu tierra es rica en arena;
  • si por el contrario, tiene un tacto dulce, sedoso y similar a la harina, si tu tierra está compuesta por una mayoría de elementos finos, es limosa o arcillosa.

Prueba de sedimentación

Puedes hacerte una idea más precisa de la composición de tu suelo, realizando la siguiente prueba: introduce una muestra de tierra que ocupe aproximadamente la mitad de un tarro de vidrio que sea más alto que ancho. Acaba de llenar el tarro hasta arriba con agua del grifo.

Ciérralo herméticamente con su tapa y sacude enérgicamente para que todas las partículas de tierra se separen bien y entren en suspensión. Déjalo sobre una superficie plana y espera algunas horas: es necesario que todos los elementos se vayan depositando en el fondo del tarro, a excepción de los que flotan.

Se obtienen 3 capas de distintos colores:

  • La capa más baja la constituyen los guijarros y la arena, cada vez más finos hasta el inicio de la capa superior;
  • la capa intermedia, formada por limo;
  • la capa superior, formada por arcilla;
  • por encima de todo quedará el agua y la materia orgánica flotante.

Prueba del puño


Prueba de puño

Toma una muestra pequeña de tierra húmeda y amasa para formar una bola. Puedes obtener dos resultados distintos:

  • Si no se puede formar una bola más o menos compacta, tu suelo está formado mayoritariamente por arena;
  • si la bola puede formarse y no se desmorona, tu tierra contiene una buena cantidad de arcilla o de limo (o de ambas).

Intenta hacer rodar esta bola entre tus manos o sobre una superficie plana, hasta darle forma de morcilla, con un diámetro aproximado de 1 cm:

  • Si puedes formar un arco o semicírculo con la morcilla sin que se rompa, tu tierra es limosa;
  • si puedes llegar a completar el círculo, formando un anillo aunque aparezcan algunas fisuras, se estima que el suelo puede contener un 30% de arcilla;
  • si el anillo queda liso, como si se hubiera formado con pasta de modelar, tu tierra es muy arcillosa (más del 40 %).

Cuál es la composición de tierra ideal


Composición de tierra ideal

Una buena tierra de jardín, con un buen equilibrio recibe el nombre de tierra franca.

Un suelo con una buena textura se compone de aproximadamente un 15 a un 20 % de arcilla, de un 30 a un 35 % de limo y de un 45 % de arena.El humus debería estar representado por un porcentaje de un 5 % en una tierra buena.

Suelo ácido o suelo alcalino


Medidor de humedad en suelo

Este parámetro del suelo se cuantifica utilizando la medición del pH, cuya escalera, en teoría, va del 0 al 14. En la práctica, la mayoría de suelos cuentan con un pH comprendido entre 5 y 9. Por tanto, un valor neutro del pH estaría en 7. 

Un suelo es más ácido cuando el valor del pH es inferior a este valor, y más alcalino (o también llamado calcáreo), cuando es superior.

Una buena tierra de jardín tiene un pH comprendido entre 6,5 y 7. La mayoría de las plantas cultivadas prefieren una tierra ligeramente ácida (pH de 6,5), aunque otras manifiestan su gusto por las tierras francamente ácidas, como ocurre con los arbustos de tierra de brezo, o por una ligeramente calcárea, como los repollos.

Para conocer de manera precisa el pH, es necesario realizar un test en un laboratorio. Pero para hacerse una idea aproximada, podemos utilizar kits de medición de pH muy sencillos de usar o papel tornasol.

Test de pH de un suelo

Se puede saber si un suelo es de tendencia ácida o calcárea realizando una de las dos pruebas siguientes:

Prueba del vinagre


Prueba del vinagre

Vierte un poco de vinagre blanco directamente sobre el suelo o tomando una pequeña muestra en un vaso de cristal:

  • Si se produce una efervescencia (en la que aparecen burbujas), el suelo es calcáreo ;
  • si no ocurre ningún tipo de reacción, tu suelo es ácido;
  • si se produce una leve reacción, el suelo se encuentra entre estos dos valores.

Prueba del bicarbonato de sodio


Bicarbonato sódico

En un recipiente pequeño, introduce un poco de tierra y añade un poco de agua desmineralizada hasta formar un barro espeso pero líquido. A continuación, añade un buen pellizco de bicarbonato de sodio:

  • Si observas una reacción efervescente, tu tierra es ácida. A mayor efervescencia, más ácida es la tierra;
  • si no observáis ninguna reacción (ni al vinagre ni al bicarbonato), tu suelo es neutro (pH de 7) o de un valor próximo a la neutralidad.

Observación de la vegetación: las plantas bioindicadoras

Algunas especies de plantas solo crecen bien en determinadas condiciones muy bien definidas. Cuando aparecen espontáneamente en un buen número, pueden indicarnos determinadas características del suelo.

Tipo de suelo

Plantas bioindicadoras

Suelo arcilloso

Llantén mayor

Cardo

Ranúnculo de prado o botón de oro

Acedera

Grama

Cola de caballo

Arveja silvestre

Diente de león

Margarita silvestre

Correhuela o cahiruela

Suelo limoso

Zanahoria silvestre

Jaramago

Alfilerillo o geranio silvestre

Trébol blanco

Matricaria o manzanilla

Llantén mayor

Verdolaga o portulaca

Mostaza silvestre o flor del pis

Suelo arenoso

Cardo común

Esparcilla, zanca de rana

Trébol amarillo

Menta poleo

Pensamiento silvestre

Acederilla

Senecio común

Mostaza silvestre o flor del pis

Malva

Suelo ácido

Brezo

Helecho águila

Retama

Acederilla

Retama espinosa

Pimpinela escarlata

Pensamiento silvestre

Avena, yerba triguera

Suelo alcalino

Achicoria silvestre

Mostaza silvestre o flor del pis

Esparceta

Salvia de los prados

Murrón o planta de los pulmones

Rabaniza

Jaramago

Ver el catálogo de ManoMano
Plantas

Saber más sobre tierra y sustratos

Cómo elegir un sustrato para plantas

Cómo elegir tierra para cultivar un huerto

Cómo preparar tierra para un parterre

Cómo elegir las herramientas para trabajar la tierra

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias 64 fichas consejo écrits

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias
De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.

 

Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.

 

Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

Productos relacionados con esta ficha consejo