Cómo instalar un grifo de lavabo

Cómo instalar un grifo de lavabo

Jerónimo, Electricista

Ficha escrita por:

Jerónimo, Electricista

118 fichas consejo

Instalar un grifo de lavabo consiste en enroscar los manguitos y fijar el grifo al lavabo, aplicar estopa o teflón en las juntas y, según el tipo de instalación, cortar los tubos de cobre y montar los racores. Coloca fácilmente un grifo de lavabo en 4 pasos siguiendo este tutorial.

Características importantes

  • Desmontaje del grifo actual
  • Preparación e instalación sobre el lavabo
  • Instalación del desagüe
  • Conexión de los manguitos
  • Prueba de funcionamiento
Ver grifos para lavabos y pilas
  • Grifo de lavabo: una instalación sencilla


    Grifo de lavabo

    Un grifo de lavabo se instala normalmente en el propio lavabo pero también puede ir montado sobre la encimera del lavabo o el mueble si es un lavabo de superficie según el amueblamiento del baño.

    Se conecta a lastomas de agua por manguitos en las instalaciones actuales, antiguamente los latiguillos estaban soldados a tubos de cobre.

    Monomando o mezcladores, estándar o de lujo, retros o de diseño, todos los grifos de baño siguen el mismo proceso de instalación.

    Debes saber...

    Según la configuración, montaje nuevo, sustitución en una instalación reciente o renovación del antiguo, la intervención será más o menos rápida. En el mejor de los casos, sólo tendrás que desmontar el grifo actual y sus manguitos y sustituirlo por el nuevo. En una instalación antigua, puedes verte obligado a cortar los tubos de cobre y montar racores biconos, llamados racores oliva.

    En cuanto al desagüe, es un dispositivo mecánico muy simple: una palanca hace subir o bajar una válvula. Una vez más, esto depende de la válvula de lavabo elegida, pues hay tapones clic-clac independientes o el simple tapón de goma enganchado a una cadena.

    Para concretar te recomendamos que leas el manual de montaje del fabricante. Deberás usar una llave inglesa o un destornillador, unos alicates, una sierra de metal y elegir los racores de fontanería.

    Tiempo de realización


    Tiempo

    De 30 minutos a 1 hora

    Número de personas


    Personas

    1 persona

    Pasos para la realización


    Realización

    1. Desmontar el grifo actual
    2. Preparación e instalación en el lavabo
    3. Montaje de todos los elementos
    4. Conexión y prueba

    Herramientas y materiales


    Herramientas

    • Un grifo de lavabo, latiguillos, juntas y kit de fijación
    • según la instalación, un sistema de desagüe compatible con tu lavabo (rejilla, anclaje, válvula) y una pistola con silicona;
    • dos racores oliva y/o reductores si es necesario;
    • pasta para juntas, estopa o teflón;
    • un juego de llaves planas;
    • una llave de tubo o un destornillador;
    • un destornillador plano;
    • un barreño y un trapo;
    • una linterna o frontal;
    • una sierra para metal.
    Ver el catálogo de ManoMano
    Sierra para meta

    Instalar un grifo de lavabo en 4 pasos

    1. Desmontar el grifo actual


    Desmontar el grifo

    Antes de cualquier intervención en la red, cierra la llave de paso de la red general de agua de la vivienda y abre varios grifos para vaciarel circuito.

    Localiza la llegada de agua caliente con el cinta adhesiva o cualquier otra marca visual.

    Según la instalación, desmonta el sistema de desagüe  (retira el tapón, la rejilla y el sifón).

    Desconecta las tomas agua desenroscando los manguitos, las conexiones, o cortando los tubos de cobre si se trata de una instalación soldada (asegúrate de dejar suficiente longitud para montar los racores oliva y para que los latiguillos aseguren la conexión entre las tomas de entrada del grifo y las tomas de salida de las llaves de corte, también llamadas de escuadra).

    Luego desenrosca las tuercas que sujetan el grifo (por debajo del lavabo) y sácalo de su sitio.

    Según la configuración de la instalación y la accesibilidad de la tuerca (que mantiene la brida en forma de media luna) puede resultar difícil aflojarla con una llave de tubo o incluso con alicates. La utilización de un destornillador de carraca facilita muchas veces la tarea.

    2. Preparación e instalación en el lavabo


    Preparación e instalación en el lavabo

    Antes de colocar el grifo nuevo, los elementos que lo integran deben ser montados. Los latiguillos de conexión se enroscan en el cuerpo del grifo (asegúrate de que vienen dentro de la caja las juntas de goma).

    Inserta luego la varilla roscada en el cuerpo del grifo, ésta sirve para fijarlo al lavabo mediante una brida en forma de media luna (no aprietes muy fuerte sino ligeramente, ya que puedes dañar la rosca).

    Según la configuración del grifo y del sistema de desagüe, comprueba las instrucciones de montaje para saber si el sistema de desagüe se monta antes o después de la instalación definitiva.

    Seguidamente, coloca la junta superior sobre el orificio del lavabo. Ten cuidando de no pinzar los manguitos, coloca el grifo en su lugar; debe casar perfectamente con la junta.

    Por la parte inferior, al tiempo que sujetas los flexibles para mantener el grifo en su posición, coloca la junta inferior, la brida de media luna y aprieta la tuerca.

    Antes de apretar y bloquear la tuerca con una llave de tubo o un destornillador de carraca, comprueba el eje del grifo en relación con el lavabo. No aprietes demasiado la tuerca, especialmente si instalas tu grifo sobre el lavabo de cerámica, ya que existe el riesgo de que se produzca una fisura o rotura.

    3. Instalación del desagüe


    Instalación del desagüe

    Ahora que tu grifo está colocado, la instalación continúa con la colocación del desagüe y el mecanismo de vaciado. Empieza por realizar una junta con masilla o silicona en la corona del desagüe. Insértalo a continuación en el orificio del desagüe del lavabo.

    Coloca la junta de caucho sobre el mecanismo del desagüe y atornilla todo sobre la parte roscada del desagüe (sujetando por la parte inferior). La masilla o silicona se aplastará al apretar (retira el excedente con un paño húmedo). Piensa en apretar el mecanismo orientando la palanca del tapón hacia la pared.

    Según las instrucciones del manual de montaje del desagüe, coloca la palanca y el perno (que se atornillan uno al otro). A menudo, el tapón está levantado cuando la palanca está abajo y viceversa.

    Comprueba el buen funcionamiento de la palanca; se tiene que accionar sin forzar ni torcerse. Coloca el tapón sobre el desagüe. Acciona la palanca para asegurarte de que el tapón se ajusta perfectamente sobre el desagüe. Si este no es el caso, la mayoría de las válvulas tienen un sistema ajustable (a menudo una tuerca y un tornillo que sirve de tope). Ajústalo hasta que el tapón cierre completamente al accionar la palanca.

    Una vez que todo funciona perfectamente y sin forzar, sólo queda montar el sifón y el tubo de desagüe teniendo en cuenta la posición correcta de las diferentes juntas. Aprieta a mano.

    4. Conexión y prueba


    Conesión y prueba

    Ahora, hay que conectar el grifo a las tomas de agua. Por convención, el agua caliente es el latiguillo de la izquierda mirando de frente el grifo. Después de haber comprobado que vienen incluidas en la caja las juntas de goma para las conexiones de los extremos de los latiguillos, enrosca estos últimos a las tomas de agua correspondientes (agua caliente y agua fría). Si todo enrosca perfectamente, aprieta las tuercas con una llave plana o llave inglesa.

    Si renuevas una casa antigua, debes montar racores oliva para garantizar la conexión y la estanqueidad a los latiguillos. Para los lavabos, el tamaño es 3/8'' (pulgadas) o 12/17 mm. Para montar eficazmente un racor oliva, debes:

    • Lijar el tubo de cobre donde va el racor. El tubo debe ser metálico (las antiguas instalaciones solían estar pintadas);
    • atornillar firmemente el racor al tubo. Un anillo se deforma bajo la acción del apriete garantizando la estanqueidad, éste es de uso único, pero también puede ser vendido por separado si lo pierdes.

    Si la instalación dispone ya de empalmes pero que no son compatibles con las roscas de los latiguillos de tu grifo, coloca unos reductores para corregir el diámetro (determina el tamaño y tipo: macho/hembra, macho/macho ; 15/21 - 12/17, etc.).

    Cada parte roscada debe ser recubierta de estopa y masilla para juntas o de teflón para garantizar que no haya fugas de agua. Una vez que todo está bien conectado y bien apretado, puedes volver a abrir el suministro general de agua.

    Haz las pruebas, comprueba si no hay fugas y prueba también la temperatura del agua en función de la posición del mando del grifo. Si no hay ninguna fuga y la temperatura del agua se regula correctamente, ¡entonces has finalizado tu trabajo con éxito!

    Ver el catálogo de ManoMano
    Teflón
    Ver grifos para lavabos y pilas

    Ficha escrita por:

    Jerónimo, Electricista, 118 fichas consejo

    Jerónimo, Electricista

    Me formé como electricista y trabajé en este sector muchos años. Después me dediqué al mundo de la construcción, en elque tuve la oportunidad de coordinar, controlar y organizar varios proyectos de obra. Actualmente llevo 4 años restaurando una casa de campo con mi mujer y mi hija. Llevamos muchas horas invertidas en esa casa, y gracias a mi experiencia profesional y ahora también personal, me encantaría dar una mano a todo aquel que tenga dudas sobre el bricolaje y aconsejarle en algunos asuntos.

    Productos relacionados con esta ficha consejo