¿Cómo elegir una sauna?

¿Cómo elegir una sauna?
¿De qué te hablamos en esta ficha?
Ficha escrita por:
Sebastián, Manitas autodidacta

Sebastián, Manitas autodidacta

194 fichas consejo
Bienestar, placer, relajación... son palabras que asociamos con una sauna. Tanto si es de calor seco, con infrarrojos o de calor húmedo, una sauna tradicional aporta beneficios más que probados al cuerpo. Una toalla y para adentro: nada como una sesión de sauna para purificarte.  

Características importantes

¿Qué es una sauna?

Definición


Procedente de los países nórdicos, la sauna es una cabina de madera en la que se alcanzan altas temperaturas de calor seco (o húmedo, en el caso de la sauna de vapor) para lograr el bienestar del usuario. El aire caliente provoca una sudoración que tiene como consecuencia directa la eliminación de grasas y de toxinas.

Beneficios 

La exposición a este calor intenso estimula la circulación sanguínea, elimina tensión en los músculos y reafirma la piel. Además de los efectos fisiológicos, una sesión de sauna alivia, relaja y favorece el equilibrio entre cuerpo y mente.  

¿Cuáles son los diferentes tipos de saunas?


Las saunas presentan una configuración prácticamente idéntica, pero distinguimos dos tipos en función de su producción de calor: la sauna tradicional, denominada sauna de vapor, y la sauna de infrarrojos o de calor seco.

Sauna tradicional

Una sauna tradicional genera habitualmente calor húmedo gracias a una estufa o a piedras volcánicas calientes que son empapadas con agua. El índice de humedad suele oscilar entre el 10% y el 25%. El vapor caliente que se produce, combinado con el calentamiento de la estufa, hace subir la temperatura de la cabina de la sauna, originando los efectos ya mencionados. El aire ambiente de la sauna tradicional se calienta principalmente por un fenómeno de convección y el calentamiento tarda entre 30 minutos y 1 hora. La difusión de calor es muy alta ya que ronda los 80/90 °C debido a la emisión de vapor caliente.
Sin aporte de agua, se alcanza una temperatura de entre 90 °C y 110 °C en una atmósfera muy seca. Los efectos que se atribuyen a la sauna de vapor son 
tonificantes y vigorizantes.

Sauna de infrarrojos

Una sauna de infrarrojos produce un calor seco gracias a su tecnología de paneles infrarrojos instalados uniformemente en las paredes de la cabina. El aire ambiente de la sauna de infrarrojos se caliente por radiación y el calor, más suave que el de una sauna tradicional, actúa directamente sobre la piel expuesta; así se favorece la transpiración y se garantiza un efecto de detoxificación. El calentamiento de una sauna de infrarrojos es más rápido, en torno a unos 20 minutos, aunque la temperatura alcanzada es menor (entre 50 °C y 60 °C).

¿Qué características elegir?


Aparte de las referencias y las garantías que se suelen atribuir a un fabricante de saunas reconocido, merece la pena prestar atención a la calidad de la madera, de los infrarrojos y de la potencia de la estufa de la sauna.

Madera de las cabinas

La gran mayoría de las cabinas de sauna está fabricada con cedro rojo o con abeto hemlock. Ambos materiales son muy densos y presentan un buen aislamiento, si bien el cedro rojo tiene una mayor longevidad y sigue intacto con el paso de los años.

Infrarrojos de cerámica o de carbono

Existen dos tecnologías: cerámica y carbono, entre las que recomendamos el calentamiento con cerámica. Otro aspecto que debes estudiar es el alcance de las radiaciones infrarrojas: cuanto más elevadas sean, más beneficiosas resultan.

Estufa 

Dado que la difusión del calor se produce por convección, has de optar por una estufa de sauna con una gran carga de piedras volcánicas (generalmente, de 18 a 20 kilogramos, aunque algunas estufas alcanzan los 25 kilogramos). La potencia de la estufa de sauna es determinante, ya que repercutirá en el consumo eléctrico (entre 3 y 9 kW). La sonda que incluyen hace posible verificar la temperatura real, y, si está conectada al calentador, permite reducir los costes de utilización. Habitualmente, la temperatura se sitúa entre los 40 °C y los 110 °C. Normalmente el control de la estufa es interno, aunque algunos modelos disponen de una unidad para su instalación en el exterior de la cabina.

¿Sauna tradicional o sauna de infrarrojos?


Si bien la sauna de infrarrojas y la sauna tradicional son comparables en términos de bienestar y de provecho obtenido, estas dos tecnologías presentan diferencias, así como ventajas e inconvenientes.

Comparativa

Para estar seguro de que haces la elección correcta, ten en cuenta estos aspectos:
  • una sauna tradicional tiene un elevado consumo de energía en comparación con una sauna de infrarrojos, cuyos modelos más potentes son trifásicos;
  • el tiempo de calentamiento de una sauna tradicional es tres veces mayor que el de una sauna de infrarrojos;
  • la temperatura de una sauna de infrarrojos ronda los 60 °C, mientras que una sauna tradicional supera fácilmente los 85 °C;
  • da prioridad a los elementos de calentamiento de cerámica para tu sauna de infrarrojos y procura que tengan una garantía prolongada (5 años como mínimo);
  • el índice de humedad es mayor en una sauna tradicional ya que utiliza vapor;
  • el montaje de una sauna de infrarrojos es más sencillo que el de una sauna tradicional (instalación eléctrica y ausencia de barrera antivapor);
  • determinadas saunas incluyen opciones como la cromoterapia (beneficios de la luz), la aromaterapia (difusión de fragancias) o la musicoterapia;
  • el número de asientos y la superficie son determinantes si prevés la presencia simultánea de varios usuarios;
  • tu sauna (básicamente los modelos de vapor) puede estar diseñada para exteriores o para interiores;
  • el cedro rojo posee mejores propiedades para la creación de cabinas de sauna. Búscalo procedente de una gestión forestal sostenible;
  • una garantía prolongada, de al menos 5 años, es indicativa de calidad, por lo que recomendamos que sea un criterio importante a la hora de hacer tu elección;
  • en lo tocante a la salud, se desaconseja el uso de la sauna tradicional a personas que presentan problemas respiratorios y cardiovasculares.
Por último, te aconsejamos que hagas un balance teniendo en cuenta tus necesidades fisiológicas y tu presupuesto, pero también la instalación, la frecuencia de uso, los accesorios para sauna incluidos en cada posible compra, el número de usuarios que permite la sauna y el la franja horaria de utilización.No dudes en consultar nuestras guías especializadas para ampliar la información sobre otro temas relacionados:

Ficha escrita por:

Sebastián, Manitas autodidacta 194 fichas consejo écrits

Sebastián, Manitas autodidacta
Mi lema es: aprender es mejor que pedir. Y...¿cuál es la recompensa final? Pues, una cerveza bien fresquita. La curiosidad por las cosas me ha hecho pasar muchas horas haciendo bricolaje, arreglando cosas por casa, construyendo muebles...espero poder ayudaros después de todo lo aprendido.

Productos relacionados con esta ficha consejo