Cómo elegir una motoazada

Cómo elegir una motoazada

Sebastián, Manitas autodidacta

Ficha escrita por:

Sebastián, Manitas autodidacta

233 fichas consejo

La motoazada esponja la tierra mediante la acción de sus fresas, a diferencia del motocultor (que labra con un arado). La motoazada con fresa trasera, llamada rotocultor, es el no va más para los propietarios de huertos extensos. Te lo contamos todo sobre estas herramientas.

Características importantes

  • Motocultor
  • Motoazada
  • Rotocultor
  • Fresas
  • Anchura de trabajo
Ver motoazadas

Diferencias entre un motocultor y una motoazada

Aunque estas dos herramientas motorizadas han sido creadas para el hortelano jardinero y se usan para la preparación de la tierra para la siguiente estación, encontramos una diferencia notable entre ellas: el motocultor labra mientras que la motoazada bina o fresa. Te explicamos esta sutil distinción...

Motocultor


Motocultor

El motocultor labra por medio de un arado. Esta tarea consiste en revolver la tierra en profundidad por acción del arado, dando la vuelta a lo que que encuentra en la superficie y preparando un surco para la siembra. A falta de un motocultor, la herramienta manual que deberías utilizar para esta labor es la azada

Motoazada


Motoazada

La motoazada mezcla la tierra con la rotación de sus fresas, una especie de ruedas equipadas con garras. El fresado (fresar es romper la superficie del suelo)y binado (volver a arar una tierra de labor para eliminar la mala hierba antes de sembrar), consigue mullir o ahuecar la tierra en la superficie previo a la siembra. La herramienta que debes manejar si careces de una motoazada es la azadilla o el escardillo de jardín. Hay motozadas que también pueden incorporar como accesorio un apero adecuado para arar o aporcar. 

Ver el catálogo de ManoMano
Escardillo de jardín

Descripción de la motoazada


Qué es una motoazada

La motoazada es útil para remover y esponjar la tierra de parcelas de hasta 3000 m².

Compuesta por un motor térmico o de gasolina, en versiones de 2 o 4 tiempos, su potencia se expresa en caballos (CV) y su cilindrada en centímetros cúbicos (cc.).

Posee fresas en un número y de diámetros variables que determinan su anchura y su profundidad de trabajo, un manillar opcionalmente orientable y en ocasiones una rueda loca delante, útil para su transporte sobre suelos duros. Las fresas están situadas por debajo del motor y la transmisión puede ser por correa, por cadena o por piñones.

Ver el catálogo de ManoMano
Motoazada

El rotocultor


Rotocultor

También denominado motocultor con fresa trasera o motobinadora, el rotocultor se diferencia porque cuenta con dos ruedas agrícolas y las fresas situadas en la parte trasera protegidas por una carcasa para evitar que la tierra salga despedida. La ventaja de esta mecánica es la comodidad de uso (el jardinero u hortelano solamente debe sostener la herramienta y dejarse llevar).

Consta de un motor de gasolina en versiones de 2 o de 4 tiempos, su potencia se expresa en caballos (CV) y su cilindrada en centímetros cúbicos (cc.).

El rotocultor tiene una profundidad y una anchura de trabajo variables, caracterizándose por un avance estable. La calidad de su trabajo se traduce en la regularidad del fresado cuando se ahueca o esponja la tierra.

La desmultiplicación de la que se beneficia el rotocultor debido a su transmisión por piñones en la parte trasera del motor lo hace claramente superior a una motoazada clásica.  

Ver el catálogo de ManoMano
Herramienta

Elegir entre la motoazada eléctrica o la de gasolina

Motoazada con motor eléctrico


Motoazada con motor eléctrico

Los jardines más pequeños son territorio propicio para motoazadas eléctricas. Ligeras y manejables, permiten airear la tierra de la superficie y poseen una reducida anchura de trabajo. Son ideales para jardines en la ciudad en que no quieras hacer ese trabajo manualmente. Puedes utilizar un alargador o enrollacables para llegar a cualquier parte del jardín.

Motoazada con motor térmico o de gasolina


Motoazada con motor térmico o de gasolina

Los motores de 2 tiempos tienden a desaparecer en favor de los de 4 tiempos, más duraderos y que ofrecen una potencia superior (CV) y una mayor cilindrada (cc).

Sin que sea necesario un curso de mecánica, has de saber que cuanto mayor sea la cilindrada del motor, mayor será su par (alcanzará mayor desarrollo con menor fuerza) y menos necesario resultará hacerlo funcionar a máxima potencia para obtener un buen rendimiento. De hecho, la motorización se preserva, al no ser utilizada al máximo de su potencial y por otro lado, aumenta la comodidad a la hora de llevar a cabo la labor.

La potencia generalmente se sitúa entre 5 y 7 CV; los motocultores de 5 CV están reservados a superficies de menos de 1000 m², mientras que los que rondan los 7 CV se usan en terrenos de hasta 3000 m². No obstante, la inmensa mayoría de la oferta comercial está formada por motocultores de 6,5 CV. A igualdad de potencia, opta por una cilindrada superior.

Arranque del motor

El arranque de los motores de motoazada se realiza gracias a una cuerda de arranque y su tirador.


Arranque del motor de la motoazada

Los modelos de gama superior pueden disponer de un arranque eléctrico.

Criterios para elegir la motoazada correcta

Al margen de las principales características definidas anteriormente, un motocultor puede incluir:


Criterios para elegir la motoazada correcta
  • Manillar orientable de abajo a arriba y de izquierda a derecha, para lograr una mayor comodidad de uso;
  • dos velocidades, esto es, una de avance y otra de retroceso. Algunos modelos tienen dos velocidades de avance y una de retroceso.

Cómo elegir las fresas de tu motoazada


Cómo elegir las fresas de tu motoazada

Las fresas son ruedas con garras y su número determina la anchura de trabajo de la motoazada. La anchura de trabajo debe ir en consonancia con la superficie que debes trabajar:

  • 8 fresas ofrecen una anchura de trabajo de 110 centímetros;
  • 6 fresas airean una anchura de entre 80 y 90 centímetros;
  • 4 fresas mullen una anchura de 70 centímetros.

Su diámetro, o más exactamente su radio, determina la profundidad que alcanzan.

Las fresas para labrar permiten arar y fresar en una pasada. El esponjado de la tierra es más profundo, aunque no sustituye un arado.

Los discos protege bordillos con que se equipan las fresas han sido diseñados para delimitar el fresado con total precisión, evitar que la tierra salga despedida hacia los lados e impedir que las fresas se enganchen accidentalmente en una alambrada o en alguna planta.

Otros consejos sobre motoazadas


Más consejos sobre motoazadas

Los modelos con versiones de tres velocidades, es decir dos de avance y una de retroceso, son muy útiles para las motoazadas ya que debido a su escasa capacidad de penetración en la tierra, pueden realizar una pasada más rápida, al revés que el motocultor, en cuyo caso se recomienda una velocidad lenta.

La anchura de trabajo se puede aumentar sencillamente, añadiendo fresas (se recomienda un juego de entre 4 y 6 fresas para superficies de hasta 2000 m²). No obstante, su número máximo estará condicionado por la motorización de la motoazada.

Las fresas se pueden fijar con pernos o con pasadores, siendo estos más prácticos para colocar.

Una cilindrada elevada repercute en las revoluciones por minuto (rpm), lo que se traduce concretamente en un par mayor, desplazamiento más rápido y en un mejor fresado.

La presencia de la carcasa de protección sobre las fresas aporta una innegable comodidad de uso, al no verse afectado el usuario por las proyecciones de tierra y de piedras hacia el cuerpo o  el calzado.

Ver el catálogo de ManoMano
Pernos

Motocultor multifunción


Motocultor multifunción

Aunque la conversión de un motocultor en motoazada requiere una intervención mecánica, la ventaja de disponer de dos herramientas en una es innegable.

Incluso para un jardín de 1000 m², decántate por una motorización con gasolina de 4 tiempos, con 6,5 CV y 200 cc para disfrutar de un par potente sin necesidad de funcionar a régimen máximo.

El arado doble es imprescindible para el motocultor si posees una superficie grande: 4 fresas son lo mínimo para conseguir una anchura de trabajo cómoda.

Por descontado, todas las motorizaciones térmicas o de gasolina precisan mantenimiento (bujía, filtro, vaciado hibernación, etc.). Si tienes un terreno no muy grande, te bastará con un motocultor o una motoazada eléctrica.

Si quieres dar una sola pasada, elige una fresa de tipo labranza. En caso contrario, labra en otoño y fresa al dar comienzo la primavera.

Ver el catálogo de ManoMano
Bujía

Ver motoazadas

Ficha escrita por:

Sebastián, Manitas autodidacta, 233 fichas consejo

Sebastián, Manitas autodidacta

Mi lema es: aprender es mejor que pedir. Y...¿cuál es la recompensa final? Pues, una cerveza bien fresquita. La curiosidad por las cosas me ha hecho pasar muchas horas haciendo bricolaje, arreglando cosas por casa, construyendo muebles...espero poder ayudaros después de todo lo aprendido.

Productos relacionados con esta ficha consejo