Cómo elegir una manta

Cómo elegir una manta

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

Ficha escrita por:

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

94 fichas consejo

La manta es esencial para dormir cómodamente y debe elegirse con cuidado para no pasar frío en invierno ni demasiado calor en entretiempo. Puede ser de lana, microfibra o de forro polar y debe adaptarse a las medidas de la cama, la temperatura de la habitación y lo friolero que seas.

Características importantes

  • Medidas
  • Manta ajustable
  • Materiales
  • Confort térmico
  • Confort fisiológico
  • Tratamientos específicos
Ver mantas

Criterios de elección de una manta


Manta polar

Entre los criterios esenciales para elegir una manta, por supuesto el primero son las medidas, que deben adaptarse a las del colchón: ni demasiado grandes, para que no arrastre por el suelo, ni demasiado pequeñas, para que cubra por los lados y por los pies de la cama.

En lo que respecta al material de la manta, puedes escoger la manta tradicional y natural de lana. La lana es un excelente aislante térmico que absorbe muy bien la humedad para preservar el confort de la persona que duerme con ella. Sin embargo, ten en cuenta su precio y sus necesidades de mantenimiento (lavado en seco).

En cuanto a las fibras sintéticas, la manta de microfibra es muy valorada por su gran suavidad y su fácil mantenimiento, y la manta de forro polar, por su gran capacidad aislante y su secado rápido.

Asimismo, fíjate en el gramaje(g/m2) teniendo en cuenta que, cuanto mayor sea, más aislante será la manta. Observa también su capacidad para eliminar la humedad generada durante la noche por la persona o personas que duermen con ella. Por último, no te olvides de sus las propiedades hipoalergénicas o tratamientos antiácaros o antibacterianos, por ejemplo.

Ver el catálogo de ManoMano
Manta

Medidas de la manta

La manta está disponible en varios tamaños y hay que elegirla en función de las medidas de la cama. No obstante, para asegurarte de que no acabarás destapado, compra una que tenga al menos 80 cm más de ancho que la cama y 40 cm más de largo. Tampoco escojas una manta demasiado grande para que no arrastre por el suelo.

Manta ajustable


Manta ajustable

Además de la clásica manta rectangular, también puedes optar por una manta ajustable.

Tiene dos esquinas elásticas y recubre perfectamente las esquinas del colchón para mantenerse bien sujeta.

Ver el catálogo de ManoMano
Cama

Materiales de la manta: lana, microfibra y forro polar

Puedes elegir entre varios materiales y decidirte por una manta natural o una manta sintética.

Manta de lana


Manta de lana

La lana es un excelente aislante térmico que protege a la persona que duerme, de las variaciones climáticas externas. Gracias a su capacidad de absorción, de 20 a 30 veces superior a la de una manta sintética, protege de la sensación de humedad y expulsa la humedad al exterior.

Otra ventaja de la manta de lana es que es hipoalergénica, por supuesto, siempre y cuando se airee regularmente tanto la habitación como la propia manta. Sin embargo, sólo puede lavarse en seco y su precio de compra es relativamente elevado.

Queda elegir entre los diferentes tipos de lana.

  • Manta de lana pura: de gran volumen pero ligera, es ideal para todas las estaciones.
  • manta merina: especialmente suave gracias a la lana de oveja merina. Esta manta cálida y transpirable también se adapta a todas las estaciones.
  • manta de mohair: muy ligera. Esta manta confeccionada en lana de cabra de Angora es suave y cálida.

Tienes la opción de manta con una composición de mezcla, por ejemplo de lana y acrílico, en distintas proporciones por ejemplo 50% de lana y 50% acrílico, que proporciona un mantenimiento más sencillo.

Manta de microfibra


Manta de microfibra

Este tipo de manta sintética está compuesta por fibras de poliéster y es muy valorada por su ligereza y su tacto ultrasuave.

Es perfecta como manta auxiliar o como manta de invierno si optas por un gramaje elevado. Es fácil de mantener lavándola a máquina.

Manta de forro polar


Manta de forro polar

Esta manta está confeccionada a partir de una fibra de poliéster esmerilada, es decir, suavizada con ayuda de un esmeril abrasivo. La manta de forro polar es suave y ligera, pero muy aislante.

También es fácil de mantener lavándola a máquina, y se seca rápidamente.

Gramaje de la manta

El confort de la manta se elige en función de los hábitos de sueño. Por ejemplo, si duermes solo y eres friolero, es mejor que escojas una manta muy cálida.

Si duermes en pareja, lo ideal es optar por una manta que se adapte al menos friolero de los dos, incluso aunque eso suponga añadir una segunda manta para la otra persona. Asimismo, hay que tener en cuenta que, evidentemente, dos cuerpos despiden más calor que uno solo.

Confort térmico y gramaje de una manta


Confort térmico y gramaje de una manta

El confort térmico de la manta depende del gramaje, es decir, del peso por cm2 de la manta. Debe elegirse en función de la temperatura de la habitación para conservar lo mejor posible la temperatura natural del cuerpo durante toda la noche y en todas las estaciones.

Cuanto más elevado es el gramaje, más cálida es la manta:

  • Manta de lana: si no eres friolero o si la habitación está bien caldeada, lo mejor es optar por un gramaje de 350 g/m2. En una habitación más fría o si eres friolero, el gramaje aumentará a 600 g/m2, incluso a 800 g/m2 para disfrutar de una manta ultra cálida;
  • manta de microfibra: un gramaje de 280 g/m2 será adecuado para una habitación bien caldeada. En cambio, este deberá subir a 600 g/m2 si eres friolero;
  • manta de forro polar: puede bastar con un gramaje de 200 g/m2, pero este aumentará a 250 g/m2 para una mayor calidez y a 600 g/m2 para una habitación poco caldeada o para las personas frioleras.

Manta transpirable para el confort fisiológico


manta transpirable para el control fisiológico

El confort fisiológico de una manta es su capacidad de eliminar la humedad generada durante la noche por la persona o las personas que duermen con ella. Cuanto más transpirable es la manta, mejor elimina la humedad.

Manta antibacteriana y manta antiácaros


Tratamientos específicos: manta antibacteriana y manta antiácaros

Las mantas incorporan tratamientos antibacterianos o antiácaros, por ejemplo para las personas alérgicas. Sin embargo, ten en cuenta que estos tratamientos son ligeramente tóxicos.

En efecto, para aplicarlos es necesario usar biocidas, que están contraindicados para los niños pequeños, por precaución.

Ver mantas

Ficha escrita por:

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración, 94 fichas consejo

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

Después de trabajar varios años en cadenas de televisión de primer orden, escogí dejar hablar a mi pluma y orientarme hacia la redacción y la edición.Soy tan apasionada de la decoración y del bricolaje, como de la historia y de la ciencia. Ecléctica tanto en mis gustos como en mis textos, escribo desde hace más de 25 años sobre esas temáticas.  En mi activo se cuentan obras didácticas, novelas y noticias, así como numerosísimos artículos de bricolaje y decoración. En ellos cuento consejos y trucos experimentados en mi vieja casa, renovada poco a poco.

Productos relacionados con esta ficha consejo