Cómo elegir  tutores y estructuras para trepadoras

Cómo elegir tutores y estructuras para trepadoras

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

63 fichas consejo

Las trepadoras llenarán cualquier espacio de nuestro jardín, patio, terraza o balcón con sus hojas y sus flores.Pero siempre necesitarán de estructuras, tutores o anclajes donde sujetarse para crecer en vertical. Revisamos las estructuras y materiales de sujeción necesarios para disfrutar de ellas al máximo.  

Características importantes

  • Tipos de trepadoras
  • Sistemas de sujeción
  • Materiales de sujeción
Cómo elegir tutores para tus plantas

Cómo crece una trepadora


Planta de bouganvilla

Es importante conocer las características de la planta que estamos cultivando y de qué manera empezará a trepar. Algunas lo hacen de manera autónoma gracias a zarcillos o raíces aéreas que crecen a lo largo de sus tallos y ramas y que les permiten sujetarse a distintas superficies para desarrollarse de manera vertical. En este grupo están las bignonias, la hiedra, la hortensia trepadora, la parra virgen y el ficus trepador. No necesitan de ningún tipo de ayuda más allá de que la guiemos hacia un espacio determinado o de alguna poda de formación.

Pero otras trepadoras carecen de estos sistemas de agarre natural, y por lo tanto deberemos guiarla nosotros a base de ir atándola a algún tipo de tutor, estructura o sujetándola contra la pared. Las hay de crecimiento rápido como las buganvillas, bignonias, clemátides, Don Diego de día, jazmín, madreselva, pasionaria e incluso la parra de uva.

La mayoría de trepadoras llegan a nuestros hogares en macetas provistas de algún tipo de entutorado: aros de plástico o bien cañas o espalderas de madera o bambú. Es recomendable sustituirlos por otro tipo de estructuras en el momento del trasplante. Para ello las desenredaremos con sumo cuidado o cortaremos la estructura para separarla de la planta. En estos primeros estadios del crecimiento, los tallos o troncos son finos y flexibles, pero en un futuro se engrosarán, lo que podría dificultar aún más la retirada de la estructura de entutorado inicial.

Ver el catálogo de ManoMano
Trepadoras

Elegir la estructura o el tutor más apropiado para nuestra trepadora


Celosía de mimbre

El crecimiento final de la planta está directamente relacionado al volumen de tierra disponible. Una buganvilla trasplantada en el suelo puede llegar a alcanzar un altura de varios metros mientras que si está en una maceta, su crecimiento no será nunca tan espectacular. En ambos casos, el tallo principal se irá engrosando hasta convertirse en un tronco leñoso y rígido y su tendencia será siempre a crecer hacia donde reciba el máximo de luz posible.

Elegiremos siempre una estructura que aporte el máximo soporte a la planta teniendo en cuenta el tamaño de su desarrollo final.

Estructuras para plantas que crecen en el suelo del jardín

Cenadores y pérgolas


Pérgola de madera

Si disponemos de espacio suficiente, un cenador o una pérgola nos permite crear un espacio cubierto en el jardín. En él podremos instalar una mesa y unas sillas para comer, así como unas tumbonas e incluso una hamaca.

Los puntales y los laterales son perfectos para entutorar cualquier tipo de trepadora. Podremos guiar su crecimiento hacia el techo, donde aprovecharán al máximo la luz mientras nos ofrecen una cubierta vegetal que reducirá en algunos grados la temperatura de la estructura durante el verano.

Podemos sujetar la planta con un cordel de cáñamo o yute realizando nudos flojos para que los tallos puedan seguir engrosando poco a poco. Es conveniente revisar su estado cada año para sustituirlos si se han degradado o bien para aflojarlos un poco más si es necesario.

Arcos o estructuras decorativas


Arco de hierro decorativo

Resultan ideales para entutorar trepadoras en parterres o macizos, consiguiendo un bonito efecto visual. Se fabrican en hierro forjado, madera y otros tipos de metal y están disponibles en distintos acabados. Los arcos pueden utilizarse para separar distintos espacios en el jardín, por ejemplo, dentro de un recuadro delimitado por un seto.

Celosías


Celosía extensible

Las celosías son soportes idóneos para conseguir algo de privacidad y entutorar trepadoras. Se fabrican en madera y en PVC, y también las hay extensibles. Pueden colgarse de una pared utilizando alcayatas de buen tamaño. También podemos utilizar paneles de madera para conseguir mayor ocultación o bien vallas y cercas para rodear nuestra propiedad.

Alambre grueso


Placa galvanizada

Para sujetar trepadoras a una pared grande, podemos crear una estructura con alambre grueso que nos permitirá sujetarlas. Utilizaremos cáncamos de gran tamaño o placas galvanizadas cada metro o metro y medio que queden separados de la pared unos centímetros. Si vamos a cultivar una trepadora de gran tamaño (o de las que forman un tronco leñoso), deberíamos utilizar anclajes que nos permitan una separación de la pared de 10 centímetros como mínimo. Iremos acompañando los nuevos tallos de modo que queden entre la pared y el alambre y así evitaremos que el tronco quede estrangulado al engrosar.

Ver el catálogo de ManoMano
Placas galvanizadas

Estructuras para plantas que crecen en macetas o jardineras


Arco de flores

Todas las especies de trepadoras se adaptan bien al cultivo en contenedores, aunque su crecimiento se verá limitado a la cantidad de tierra que tengan disponible. Para ello, lo mejor es optar siempre por macetas o jardineras de gran tamaño a las que podremos adaptar distintos tipos de tutores o estructuras.

Tutores verticales


Tutor escalera

Los tutores de fibra de coco, plástico, o las típicas cañas de bambú, ofrecen un soporte sencillo y económico para la mayoría de plantas trepadoras. Pero si la planta tiende a ramificarse pueden resultar insuficientes, por lo que nos veremos obligados a instalar más o a crear una estructura en forma de espaldera. También podemos optar por tutores de plástico extensibles o por una celosía o espaldera para que nuestra trepadora se desarrolle sin problemas.

Espalderas y celosías


Jardinera de jardín

Ya sean de madera, metal o de PVC, se fabrican en distintos tamaños para que podamos adaptarlas a cualquier espacio. Las espalderas suelen contar con patas que permiten clavarlas directamente en la tierra de macetas y jardineras para conseguir mayor estabilidad. Las celosías se pueden cortar fácilmente para ajustarse al tamaño disponible o puedes optar por un modelo extensible que se abre como un acordeón.

También puedes optar por una jardinera con enrejado incorporado, que puede servirte para separar espacios o crear nuevos ambientes en tu patio, terraza o jardín.

Ver el catálogo de ManoMano
Jardinera con enrejado incorporado

Materiales de sujeción


Pack 100 bridas

Los cordeles de jardinería se fabrican en fibras naturales como el yute, el cáñamo o el papel reciclado o bien en alambre plastificado. Este último resiste bien las inclemencias meteorológicas y evita roces que podrían dañar las plantas.


Es importante que todos los nudos o ataduras que realicemos sean holgados para no estrangular la planta cuando los tallos engorden. Conviene revisarlos con el paso del tiempo para rectificar su emplazamiento o sustituirlos si fuera necesario.

Las bridas o abrazaderas pueden ser muy útiles para entutorar trepadoras de gran tamaño o con ramas gruesas. Algunos modelos pueden anclarse a la pared, lo que las hace muy útiles en determinadas situaciones.

Ver el catálogo de ManoMano
Bridas o abrazaderas
Cómo elegir tutores para tus plantas

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 63 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Productos relacionados con esta ficha consejo