Servicio al cliente disponible por chat

Cómo elegir tierra para cultivar un huerto

Ficha escrita por:
Ester, hortelana autodidacta

Ester, hortelana autodidacta

59 fichas consejo

La tierra de nuestro huerto va a ser el hogar de nuestras plantas. En ella crecerán sus raíces y se iniciará la primera parte de su alimentación: la de absorber nutrientes de la tierra gracias al agua de riego. La tierra de nuestro huerto merece una especial atención para garantizar su salud y fertilidad.

Características importantes

  • Tipos de tierra para huerto
  • Tierra para huerto en el suelo
  • Tierra para huerto urbano en macetas, jardineras y mesas de cultivo
  • Mejora de la tierra del huerto

Tipos de tierra para huerto

Sustrato huerto

Una tierra para cultivar hortalizas debe cumplir una serie de requisitos:

  • Estar suelta para que las raíces de las plantas puedan crecer bien.
  • Contener nutrientes a disposición de las plantas.
  • Ser capaz de retener humedad. Esto es: que el agua pueda filtrarse fácilmente al regar y quedar a disposición de las raíces de nuestras plantas.

Si vamos a crear un huerto en el suelo, ya contamos con la tierra, que vamos a labrar y trabajar para dejarla perfecta para el cultivo.

Si no disponemos de ella porque vamos a cultivar en macetas o recipientes, elegiremos sustratos especiales para empezar nuestro huerto urbano.

La tierra para un huerto en el suelo

Huerto urbano



Si dispones de tierra en el exterior de tu casa, no necesitarás comprarla. Pero sí mejorarla. Para ello, sigue estos pasos para dejarla lista para plantar:




  1. Desherbar: Elimina toda la maleza usando un desherbador térmico, un producto herbicida o una malla antihierbas si dispones de tiempo. 
  2. Labrar el suelo: Voltea la tierra para airearla con ayuda de una azada, una horca de doble mango o un motocultor. Aparta todas las piedras o cascotes para que quede suelta y mullida.
  3. Añadir abono: Debemos aportar nutrientes a la tierra para que esté disponible para las plantas. Utiliza estiércol o compost para añadir materia orgánica, que también mejorará el suelo.
  4. Mejorar la estructura del suelo: si tu suelo es arenoso, drenará rápidamente al regar. Puedes mejorarlo añadiendo materia orgánica (estiércol, paja o compost). Si es arcilloso, añade materia orgánica y arena de río para conseguir que quede más suelto.

Si no dispones de tiempo o las herramientas necesarias para mejorar la tierra de tu finca, también puedes crear un cajón para huerto con sustratos ya preparados. Coloca una malla antihierbas en el suelo, y sitúa encima un bancal de madera u obra. Lo llenaremos con sustrato especial para huerto urbano, tierra vegetal o de cultivo. 

Esta opción es muy útil para empezar un huerto de manera rápida, creando una zona de cultivo en zonas ajardinadas o donde hay césped.

Tierra para huerto urbano en macetas, jardineras y mesas de cultivo

Mesa de cultivoLos sustratos son mezclas de distintos materiales que intentan recrear las necesidades básicas de cada planta. Por este motivo se comercializan sustratos especialmente formulados para plantas de flor, de interior, para cactus, orquideas, plantas acidófilas y también para huerto.

Las plantas hortícolas son muy exigentes en nutrientes y el hecho de cultivar en recipientes nos obliga a regar más a menudo. Por este motivo, el sustrato ideal para huerto urbano debe ser muy rico en abono y con una gran capacidad de retención de agua.

Las opciones que se comercializan actualmente, cumplen perfectamente estas premisas:

Sustratos para huerto urbano en sacos

Tierra para macetaLos sustratos específicos para huerto urbano tienen una formulación distinta a la del sustrato universal que utilizamos para otro tipo de plantas. Normalmente es más rico en nutrientes (incluye un porcentaje de abono superior) y en materiales que aumentan la retención de agua (perlita, fibra de coco, turba).

Son la mejor elección si queremos empezar a un huerto urbano fácilmente: basta con abrir el saco y rellenar el recipiente en el que vamos a cultivar.


Sacos de cultivo para huerto urbano

Sacos de cultivo para huerto urbanoEl mismo tipo de sustrato del que hemos hablado anteriormente se comercializa en sacos especiales que nos permiten cultivar directamente en ellos. Basta con colocarlos planos sobre el suelo, realizar unos cortes sobre ellos con un cúter e introducir las plantas. De este modo nos ahorramos la maceta o el contenedor, porque el propio saco cumple esa función.

No olvides realizar unos pequeños agujeros en la parte inferior del saco que quedará en contacto con el suelo para permitir el drenaje del agua de lluvia o del excedente de riego.

Resultan muy útiles si quieres empezar un huerto urbano de manera rápida y con la mínima inversión. 

Materiales para crear tu propio sustrato

También es posible crear tu propia mezcla para cultivar. La más habitual para rellenar mesas de cultivo o macetas de gran tamaño es la formada por fibra de coco y humus de lombriz.

Con esta mezcla básica (60% de fibra de coco y 40% de humus de lombriz), se consigue un sustrato muy ligero, muy rico en nutrientes y con una gran capacidad de retención de agua.

Fibra de coco
Fibra de coco
Suele presentarse en bloques o ladrillos con el material prensado y deshidratado. Para poder utilizarlo, es necesario hidratarlo colocando el bloque en un cubo con agua (cada fabricante indica la cantidad necesaria). Poco a poco el material empezará a absorberla, hidratándose y aumentando enormemente su volumen

Por poner un ejemplo, un bloque de fibra de coco prensada de 1,2 litros de volumen en seco, se expande hasta convertirse en 9 litros de fibra de coco hidratada.

Algunos fabricantes también lo están empezando a comercializar en sacos, evitando así el proceso de hidratación. 

Como puedes imaginar, resulta muy práctico por su poco peso y su enorme capacidad de retención de agua. Pero no contiene nutrientes para las plantas, por lo que siempre se mezcla con el abono que te indicamos a continuación.

Humus de lombriz

Humus de lombriz
El humus de lombriz es un abono que se obtiene gracias al vermicompostaje de materia orgánica. Contiene todos los macro y micronutrientes necesarios para cultivar y por ello es el complemento ideal a la fibra de coco. 

Además, podemos producirlo a pequeña escala en nuestros hogares reciclando los restos orgánicos de la cocina o el jardín. Para ello necesitaremos un vermicompostador y un núcleo de lombrices para cría. 

Al introducir los materiales orgánicos en el vermicompostador, las lombrices se alimentarán de los mismos. Sus excrementos (igual que ocurre con el estiércol), es el apreciado humus de lombriz con el que abonaremos nuestro huerto urbano.

Perlita y vermiculita

Estos dos materiales inertes aportan esponjosidad a la mezcla y a la vez consiguen que el sustrato sea más ligero. No son imprescindibles para realizar la mezcla, pero sí muy útiles en determinadas situaciones. Por ejemplo, para evitar que las raíces de las plantas queden encharcadas en localidades con una alta pluviometría. O bien para rellenar macetas pesadas o mesas de cultivo de gran tamaño.

También son útiles para conseguir un mayor drenaje en huertos en el suelo, con tierras muy compactas como las arcillosas.

Mejora de la tierra del huerto

Juego de cuatro herramientas de jardineríaLa tierra de cualquier huerto necesitará un nuevo aporte de nutrientes al finalizar el cultivo de hortalizas. Las plantas se habrán alimentado de ellos para crecer, por lo que los suelos estarán agotados o a un nivel muy bajo de nutrientes cuando arranquemos las plantas.

También observaremos como la tierra del huerto o el sustrato del huerto urbano se habrá compactado. Para ello necesitaremos labrarlo con herramientas mecánicas o manuales, volteándolo y rompiendo los terrones que se habrán formado.

Esta labor es necesaria para preparar la tierra para nuevos cultivos y para que las nuevas plantas encuentren todo lo que necesitan para poder desarrollarse sin problemas.

¿Crees que esta ficha consejo ha sido útil? Si
0 me gusta
Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta 59 fichas consejo écrits

Ester, hortelana autodidacta
Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto 
talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Productos relacionados con esta ficha consejo