Cómo elegir el riego para tu huerto

Cómo elegir el riego para tu huerto
¿De qué te hablamos en esta ficha?
Ficha escrita por:
Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

64 fichas consejo
El riego del huerto puede realizarse con regadera, con manguera o con un sistema de riego automático por goteo, aspersores, etc. Para ahorrar agua, es posible recuperar el agua de lluvia o bombear agua de un pozo. La cantidad de agua a utilizar, la frecuencia o momento del día dependen del tipo de plantas y del clima.

Características importantes

  • Tipo de agua
  • Sistemas de riego
  • Cantidad de agua
  • Frecuencia
  • Momento del día

Regar el huerto: qué agua vamos a utilizar

No es posible cultivar un huerto sin regar. Los sistemas técnicos han evolucionado mucho en los últimos años, desarrollando opciones para facilitar el trabajo del jardinero. Existen diferentes sistemas para que tus hortalizas no sufran de sequía en ningún momento. 

Agua de lluvia 


Ánfora

El agua de lluvia es la más adecuada para el huerto y la obtenemos ¡de forma gratuita! La recuperación de agua de lluvia empieza a ser una práctica de lo más habitual. El depósito de almacenamiento, llamado recuperador de agua, aéreo o enterrado,  se conecta a un canalón para recuperar el agua de lluvia.  


Bomba de agua

Agua de capas freáticas

Cuando nos referimos a este tipo de agua no sólo es el agua que obtenemos de los pozos, sino también el agua que obtenemos de manantiales. Su calidad es variable, pero debes tener en cuenta un dato muy importante, son habitualmente aguas frías. Por ello te recomendamos almacenarla durante varias horas en la superficie antes de regar las plantas con ella.

Su extracción se realiza con bombas manualesbombas de superficie o bombas sumergidas.


Arebos bomba para pozos

Agua de ríos y estanques

Una vez más, la calidad es variable y depende de los cultivos y de si existe ganado en las proximidades. Por otra parte, la extracción de agua en ocasiones está prohibida o regulada por una normativa, por lo que se recomienda informarse antes de realizar cualquier extracción. Es necesario una bomba de agua.

Agua del grifo


Cono de riego

Este tipo de agua contiene un porcentaje de cloro, por lo que se recomienda dejarla reposar durante 24 horas para que lo pierda. Se utiliza normalmente con una regadera, con riego automático o con una manguera con pistola de riego.

Los diferentes métodos de riego


Regadera

Huerto pequeño: riego manual

El riego manual es el más fácil de realizar: ya sea con una regadera, con o sin alcachofa; o bien con una manguera (elige un tubo anti-torsión) provista de un racor y una lanza o una pistola con chorro regulable

Con este sistema se pueden regar al pie de las plantas, lo que ofrece una triple ventaja: ahorro de agua, evita mojar las hojas y no favorece el crecimiento de malas hierbas alrededor de la planta.

Algunas hortalizas prefieren recibir un riego en forma de lluvia, como las lechugas o las coles; además es la manera de regar las semillas.

Huerto de gran tamaño: riego automático


Aspersor riego

Riego por aspersión

Consiste en instalar un aspersor al final de una manguera. Entre los diferentes modelos existentes, el aspersor oscilante es el más adecuado para un huerto. También existe una variante de baja presión que difunde gotas más finas.


kit riego por goteo

Micro-irrigación

El agua que circula a baja presión discurre por un tubo poroso colocado en el suelo o bien, en el sistema de riego por goteo, donde los gotero dejan pasar el agua gota a gota.

Es un sistema de riego muy localizado, que aportan el agua de forma muy lenta y regular permitiendo así un considerable ahorro de recursos hídricos.

Todos estos sistemas pueden ser programados, lo que resulta muy práctico cuando estás de viaje, de vacaciones o simplemente por comodidad. Existen distintos programadores de riego y actualmente se aprovechan de las nuevas tecnologías. Los hay que se conectan a un pluviómetro y pueden manejarse a distancia con el teléfono móvil.

El sistema de riego completamente automatizado tiene un precio elevado, sobre todo si queremos que vaya enterrado.

aspersor">
Ver el catálogo de ManoMano
aspersor

Regar el huerto: frecuencia y cantidad


Mini aspersorLa aportación de agua (frecuencia y cantidad), no sólo depende de las condiciones climáticas sino también del tipo de verduras y hortalizas y de la naturaleza del suelo.

Por regla general, los suelos arenosos, filtran el agua rápidamente y requieren de una mayor frecuencia de riego en menor cantidad. Ocurre lo contrario en los suelos arcillosos, que retienen más agua.

Debemos tener en cuenta que en pleno verano, es necesario regar el huerto con más frecuencia. Pero también hay que ser precavidos, ya que un riego excesivo puede provocar la aparición de enfermedades criptogámicas, y empobrecer el suelo por lavado (filtración en profundidad de los nutrientes).

Exceptuando las semillas (que deben ser regadas con frecuencia), lo mejor es espaciar los riegos. Así el agua penetra más profundamente en la tierra, lo que incita a las raíces a hacer lo mismo para aprovechar el agua. Si las raíces están más profundas, la planta resistirá mejor la sequía que afecta en primer lugar a la superficie del suelo.

El mejor momento del día para regar


Lanza rociadoraLa noche es el mejor momento para regar durante el verano ya que las pérdidas por evaporación son menores.
En el caso de que puedan producirse heladas nocturnas, lo que suele suceder al comienzo o al final de temporada en zonas de montaña, es preferible regar al amanecer

Saber más sobre riego

Cuándo regar el jardín

Cómo elegir una manguera de jardín y el portamangueras

Cómo elegir el riego por goteo

Cómo elegir un programador o un temporizador de riego

Cómo elegir una regadera o un aspersor

Cómo elegir una pistola de riego
Cómo elegir un sistema de riego enterrado

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias 64 fichas consejo écrits

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias
De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.

 

Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.

 

Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

Productos relacionados con esta ficha consejo