Cómo elegir el calzado de seguridad

Cómo elegir el calzado de seguridad

Sebastián, Manitas autodidacta

Ficha escrita por:

Sebastián, Manitas autodidacta

220 fichas consejo

Indispensable para la protección de tus pies, el calzado de seguridad tiene diferentes características: suelas antideslizantes, antiperforación, antiaplastamiento, transpiración... Proporcionar este tipo de calzado (bajo, alto, para hombre y mujer) es una obligación de cualquier empleador.  

Características importantes

    Ver zapatos de protección

    La importancia de utilizar calzado de seguridad


    Brodequin

    El calzado de seguridades uno de los equipos de protección individual (EPI) por excelencia. Está sujeto a una reglamentación específica y debe cumplir unas normas que garantizan su calidad.

    Les lesiones en los pies representan aproximadamente el 15% de los accidentes laborales: penetración de cuerpos extraños en la planta (como clavos en una obra), desgarro o aplastamiento , pero también resbalones, movimientos en falso, etc.

    El calzado de seguridad es necesario para prevenir las situaciones de riesgo y para garantizar la protección del pie del trabajador. Zapatos y botas de seguridad deben elegirse con arreglo a las funciones que desempeña el usuario.

    Este calzado está recomendado y regido por los convenios colectivos y/o, en su defecto, por la legislación laboral. Su utilización es obligatoria cuando así se especifique y el hecho de que un empleador no proporcione este material es sancionable en el transcurso de una inspección laboral.

    Ver el catálogo de ManoMano
    Calzado de seguridad

    A tener en cuenta a la hora de elegir calzado de seguridad


    Zapato de seguridad

    En función de tus necesidades, el calzado de seguridad te garantizará la protección contra aplastamientos, perforaciones y otros tipos de riesgos: químicos, térmicos, biológicos y mecánicos.

    La ergonomía del calzado de seguridad depende, asimismo, de las situaciones de riesgo en el medio laboral:

    • Zapatos de seguridad bajos o altos;
    • mocasines;
    • zuecos;
    • botas;
    • cubrecalzado.

    Disponible en diferentes modelos, el calzado de seguridad presenta elementos de protección específicos relativos a la función del trabajador: albañil, carpintero, ebanista, serrador, soldador, electricista, conductor de maquinaria, leñador; y también cocinero, operario de fábrica y de laboratorio, etc.Dependiendo de su profesión, el trabajador puede verse obligado a utilizar zuecos de seguridad, botas de seguridad, zapatos de seguridad e incluso cubrecalzado. El tipo de calzado está determinado por los convenios colectivos que rigen la actividad de un gremio concreto. Además de seguir las recomendaciones de la legislación laboral, es necesario adaptar el calzado de seguridad a las funciones que un trabajador lleva a cabo. Resulta lógico que un carpintero lleve calzado de seguridad con suelas antiperforación y que un empleado de gasolinera luzca zapatos de seguridad con suelas antideslizantes; sobre todo hay que aplicar el sentido común. El trabajador debe tener en cuenta:

    • Las condiciones meteorológicas en las que trabaja (entorno húmedo, frío, cálido, etc.);
    • su movilidad (utilizando un calzado de seguridad ligero si camina durante toda la jornada);
    • la comodidad de su calzado de seguridad, gracias principalmente a un elemento acolchado en la zona del talón, y en ocasiones también en la parte superior de los tobillos o en la lengüeta;
    • la capacidad de transpiración del calzado de seguridad, que dependerá de los materiales con los que este está fabricado.
    Ver el catálogo de ManoMano
    Cubrecalzado

    Normas que afectan al calzado de seguridad


    Normas del calzado de seguridad

    Las normas garantizan la calidad del material al que hacen referencia. Para elegir adecuadamente tu calzado de seguridad, es necesario que te preguntes sobre los requisitos de tu puesto de trabajo y de tu ocupación, que sigas las recomendaciones de la normativa laboral y que armonices tus necesidades con los preceptos de seguridad. El calzado de seguridad se rige por la norma EN 20345, que establece tres grados de protección:

    divide el calzado de seguridad en dos clases (según el material en que estén fabricados)  y un total de seis códigos:

    • SB: para todos los materiales. Abarca los requisitos básicos del calzado de seguridad que serían fundamentales; está equipado con conteras de protección resistentes a impactos con una energía de hasta 200 julios (lo que equivale a la caída de un objeto de 2 kg desde 1 metro de altura) y un aplastamiento de 15 kN

    Clase 1: para calzado de seguridad realizado con cualquier tipo de material excepto polímeros naturales y sintéticos. Incluye tres códigos.

    • S1: responde a las exigencias fundamentales. del calzado SB, la parte posterior está cerrada y tiene propiedades antiestática y de absorción de energía del talón;
    • S2: retoma las exigencias del calzado de clase S1 y añade además impermeabilidad al agua.
    • S3: recoge los requisitos fundamentales del calzado S2 y cuenta también con suelas antiperforación y de tacos.

    Clase 2: para calzado de seguridad fabricado con polímeros naturales o sintéticos.

    • S4: cumple con los requisitos fundamentales del calzado SB y con propiedades antiestáticas y de absorción de energía en el talón.
    • S5: con las mismas propiedades que S4 y además suela antiperporación y de tacos.

    Aparte, el calzado de seguridad puede incluir elementos de protección complementarios representados por una letra ajustada a una norma.

    Calzado de seguridad: características de la norma EN 20345 

    Características

    Letra(s) correspondiente(s)

    Antiestático (disipa las cargas electrostáticas)

    A

    Conductor

    I

    Eléctricamente aislante

    C

    Aislamiento contra el frío

    CI

    Aislamiento contra el calor

    HI

    Resistencia a cortes

    CR

    Absorción de energía en el talón

    E

    Resistentes a los hidrocarburos

    FO

    Resistentes al calor por contacto

    HRO

    Suelas antiperforación

    P

    Suelas antideslizantes

    SRC

    Suelas antideslizantes en suelos embaldosados

    SRA

    Suelas antideslizantes en suelos de acero

    SRB

    Resistencia al agua

    WR

    Penetración y absorción de agua

    WRU

    Ver el catálogo de ManoMano
    Calzado de seguridad

    Diferencias entre el calzado de seguridad y calzado de protección


    alt

    El calzado de protección, contrariamente a lo que sucede con el calzado de seguridad, no incluye punteras de protección; excepto el calzado de protección englobado por la norma EN 346 (punteras de protección hasta 100 julios, es decir, un supuesto de caída de un objeto de 1 kg desde 1 metro de altura).

    En relación con cualquier otro aspecto, las características del calzado de protección las dicta la norma EN 347.

    Calzado de protección: características de la norma EN 347

    Calzado de protección

    EN 347

    EN 347 O1

    EN 347 O2

    EN 347 O3

    EN 347 O4

    EN 347 O5

    Inocuidad, comodidad, solidez, uso profesional

    Cerrado atrás, antiestático, absorción de energía en talón suelas resistentes a hidrocarburos

    Requisitos de EN 347 O1, resistencia a la penetración de agua

    Requisitos de EN 347 O2, suelas resistentes a la perforación y con tacos

    Botas de protección: cerradas atrás, antiestáticas, absorción de energía en talón, suelas resistentes a los hidrocarburos

    Requisitos de EN 347 O4, suelas resistentes a la perforación y con tacos

    Ver el catálogo de ManoMano
    Calzado de protección

    Guía de compra para acertar en la adquisición de tu calzado de seguridad

    Elegir correctamente tu calzado de seguridad consiste en formularte las preguntas oportunas tanto acerca de su utilización como de los requisitos impuestos por la legislación laboral, sobre su nivel de comodidad y al respecto de las normas que certifican estos criterios y estipulaciones.

    Comparativa de calzado de seguridad 

    EPI
    Norma
    Requisitos
    Otros criterios
    Calzado de seguridad
    EN 345 S1
    A, E, FO + resistencia impactos de 200 julios
    ComodidadAcolchadoTranspiraciónCordonesMaterialForma de la suelaCaña baja o altaLongitudErgonomíaColorGarantíaRefuerzo
    EN 345 S2
    A, E, FO, WRU + resistencia impactos de 200 julios
    EN 345 S3
    A, E, FO, WRU, P
    EN 345 S4
    A, E, FO, WRU si es calzado con polímeros + resistencia impactos de 200 julios
    EN 345 S5
    A, E, FO, WRU, P si es calzado con polímeros + resistencia impactos de 200 julios
    Calzado de protección
    EN 347 O1
    A, E, FO
    EN 347 O2
    A, E, FO, WRU
    EN 347 O3
    A,E,FO, WRU, P
    EN 347 O4
    EN 347 O1 para botas
    EN 347 O5
    EN 347 O2 para botas

    Calzado de seguridad: consejos finales


    Calzado de seguridad: consejos finales

    Además de analizar tus necesidades y los peligros y riesgos vinculados al entorno laboral, debes elegir un calzado de seguridad confortable.

    Los dos principales criterios de elección han de ser comodidad y seguridad.

    Elegir tu calzado de acuerdo con ellos es primordial. Aparte, elegir modelos con suelas acolchadas, anatómicamente ajustados y que se adapten a la morfología del pie conlleva un confort nada desdeñable.

    También es altamente recomendable optar por suelas transpirables y antihongos.

    Los modelos de calzado de seguridad para mujer son más ligeros, menos anchos y adaptados a la anatomía del pie femenino.

    La protección de tus pies también depende de utilizar un calzado ventilado, con un tratamiento antibacterias y con una ergonomía adaptada a la morfología de tu pie.

    Ver el catálogo de ManoMano
    Suelas transpirables

    Consejos para aflojar, ahormar y ensanchar el calzado de seguridad


    Consejos para aflojar, ahormar y ensanchar el calzado de seguridad

    A esta pregunta (más relacionada con el uso que con la elección del calzado propiamente dicha) respondemos con algunos consejos útiles para suavizar y ahormar tu calzado de seguridad (normalmente de cuero):

    • Rellenar el calzado de seguridad con bolas de papel de periódico, compactarlo hasta ensanchar el zapato o bota y dejarlo así durante varias horas;
    • introducir una horma de zapatero de madera y aumentar el tamaño progresivamente;
    • aplicar vaselina en el empeine y "romper" el calzado masajeándolo;
    • introducir bolsitas de plástico (por ejemplo, las que sirven para congelar alimentos) llenas de agua en sus 3/4 partes y dejar el calzado en el congelador. El agua helada aumentará de volumen y aflojará el cuero.  

    Cuando utilices tu calzado de seguridad por primera vez, póntelo con calcetines gruesos para proteger los pies de cualquier rozadura.

    Ver zapatos de protección

    Ficha escrita por:

    Sebastián, Manitas autodidacta, 220 fichas consejo

    Sebastián, Manitas autodidacta

    Mi lema es: aprender es mejor que pedir. Y...¿cuál es la recompensa final? Pues, una cerveza bien fresquita. La curiosidad por las cosas me ha hecho pasar muchas horas haciendo bricolaje, arreglando cosas por casa, construyendo muebles...espero poder ayudaros después de todo lo aprendido.

    Productos relacionados con esta ficha consejo