Servicio al cliente disponible por chat

Cómo elegir bulbos de otoño

Ficha escrita por:
Ester, hortelana autodidacta

Ester, hortelana autodidacta

59 fichas consejo

Cuando hablamos de bulbos de otoño, nos referimos al momento en que debemos plantarlos. Patios, balcones, terrazas y jardines disfrutarán de su floración entre finales de invierno y durante la primavera. Te contamos todo lo necesario para elegir bulbos de otoño, sembrarlos y conservarlos durante mucho tiempo.

Características importantes

  • Variedades
  • Siembra
  • Cuidados

Variedades de bulbos de otoño

Tulipanes, jacintos y narcisos son las bulbosas más conocidas y cultivadas. Los tulipanes en concreto, se comercializan en un amplio abanico de colores que permite crear hermosos macizos de plantas en flor.

Pero hay muchas más variedades disponibles, la mayoría de bajo mantenimiento y gran rusticidad. Con una correcta planificación y unos cuidados mínimos conseguiremos que se multipliquen de manera natural.
Al desenterrarlos tras la floración, veremos que al lado del bulbo que sembramos inicialmente, se han formado nuevos bulbos que florecerán la próxima temporada.

A continuación, indicamos las variedades de bulbos de otoño junto con el período recomendado de siembra. Algunos soportan el frío intenso, por lo que pueden plantarse en cualquier momento dentro del período indicado. Pero otros, como los amarilis, las calas y los ranúnculos pueden morir con temperaturas inferiores a los 5ºC. 

Elige otras variedades si vives en una zona muy fría o utiliza un invernadero para iniciar su cultivo, trasplantándolos al exterior a principios de primavera.


Nombre

Cuando plantar

Cuando florecen

Allium

Septiembre – Febrero

Abril – Mayo

Amarilis

Octubre – Marzo

Abril – Junio

Anémona

Septiembre – Noviembre

Marzo – Abril

Azucena

Septiembre – Diciembre

Febrero – Mayo

Cala

Septiembre – Febrero

Junio – Septiembre

Crocus

Septiembre – Enero

Marzo - Abril

Ciclamen

Agosto – Noviembre

Marzo - Mayo

Freesia

Septiembre – Enero

Marzo - Mayo

Fritillaria

Septiembre – Enero

Abril – Junio

Iris

Septiembre – Enero

Marzo - Mayo

Jacinto

Septiembre - Enero

Marzo - Mayo

Muscaris

Septiembre - Noviembre

Febrero - Mayo

Narciso

Septiembre – Diciembre

Abril - Junio

Ranúnculo

Octubre – Diciembre

Marzo - Abril

Tulipán

Septiembre – Enero

Marzo - Mayo

Siembra y cultivo de bulbos de otoño

Iris germanica



Las plantas bulbosas
pueden cultivarse en el suelo, en macetas y jardineras. Para estas últimas elige un sustrato universal bien drenado y combina distintas variedades para un resultado espectacular.


Cuándo plantar los bulbos de otoño

La mayoría de variedades se siembran entre septiembre y enero. Si dispones de mucho espacio, planifica una siembra escalonada, por ejemplo cada 15 días. De este modo, florecerán progresivamente y disfrutarás durante más tiempo de sus flores.

También puedes combinar variedades de bulbos de floración temprana con otras que florecen durante la primavera. Ten en cuenta sus colores para conseguir espectaculares contrastes. Una combinación que nunca falla es la de narcisos, jacintos, crocus y tulipanes. 

Ubicación de los bulbos

Bulbo ranunculoLas bulbosas prefieren una ubicación soleada y protegida del viento. Trabaja bien el suelo con una azada para que quede mullido y asegúrate de que tiene un buen drenaje. El exceso de agua es el mayor enemigo de este tipo de plantas, que puede pudrir el bulbo antes de que empiece a germinar. 

En zonas con lluvias abundantes o con suelos arcillosos puedes añadir arena a la zona donde vas a sembrar, así como abundante abono orgánico. Conseguirás una tierra mucho más esponjosa en la que cultivar bulbos u otras plantas.

Cómo sembrar los bulbos de otoño

Plantador de bulbos

Existe una norma fundamental para sembrar los bulbos de otoño: cada variedad necesita ser enterrada a una determinada profundidad. Lo habitual es medir su diámetro y enterrarlo a 3 veces su tamaño. De todos modos, todas las bolsitas indican este dato así como la separación entre bulbos, por lo que no hay lugar a error.

Las variedades que más crecen en altura son las que deben enterrarse más profundamente. Al germinar, la parte del tallo que quedará bajo tierra le dará más estabilidad, evitando roturas provocadas por el viento o el peso de las flores.

Son fáciles de sembrar con un plantador de bulbos, una herramienta muy práctica: realiza un agujero en la tierra a la profundidad necesaria, ya que en su lateral incluye una pequeña regla. Si no dispones de él, utiliza una herramienta de mano que te permita realizar un agujero de un diámetro suficiente para introducir el bulbo con comodidad.

Los bulbos tienen siempre una base algo más ancha y con raíces, que es la que debe quedar hacia abajo, en contacto con la tierra. Del pico será donde aparecerán las yemas (que a menudo ya son visibles), y que sembraremos mirando siempre hacia arriba.

No olvides regar bien los bulbos recién sembrados a continuación.

Riego

Es importante controlar el riego tras la siembra, ya que debemos activar su germinación. Para ello, procuraremos que la tierra o el sustrato no llegue a secarse del todo antes de volver a regar. 

Una vez veamos que las yemas asoman, podemos espaciar los riegos, siguiendo la misma pauta y prestando atención a la previsión metereológica.

Protección del frío

Corteza de pinoAunque los bulbos que sembramos en otoño germinan siempre durante el frío invierno, no está de más protegerlos con un acolchado. Tanto si los has sembrado en el suelo como en macetas o jardineras, una capa de corteza de pino los protegerá y embellecerá la zona de siembra formando un bello contraste con el verde de las primeras yemas. Sirve también como recordatorio de que hemos sembrado ya en esa zona.

Es recomendable que la capa de acolchado tenga algunos centímetros en zonas frías. En las más cálidas podemos prescindir de él si no hay riesgo de heladas.

Cómo conservar los bulbos de otoño tras la floración

Una vez la flor se ha marchitado, podemos cortarla. Pero la planta debe seguir su proceso natural, engordando el bulbo y cogiendo energía para la siguiente temporada. Y para ello necesita sus hojas. Estas se secarán poco a poco.

En ese momento podemos elegir cómo actuar: dejándolos en la tierra o arrancándolos para volver a plantarlos en otoño.

Si decidimos dejarlos en la tierra, cortaremos la planta a ras de suelo. Regaremos la zona de vez en cuando, y en otoño observaremos que vuelve a brotar.

Si optamos por desenterrar los bulbos, esperaremos también a que la planta se seque por completo. Los arrancaremos con cuidado, cortaremos las raíces y los conservaremos envueltos en papel de periódico en un lugar fresco y seco.

Los plantaremos de nuevo el siguiente otoño, por lo que recomendamos conservar o anotar las instrucciones relativas a la profundidad y época de siembra de cada variedad.

¿Crees que esta ficha consejo ha sido útil? Si
0 me gusta
Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta 59 fichas consejo écrits

Ester, hortelana autodidacta
Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto 
talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Productos relacionados con esta ficha consejo